EMPLEO

El acceso al empleo es un derecho fundamental para todos los ciudadanos y ciudadanas, incluyendo a las personas con autismo. Las personas autistas encuentran muchas barreras para incorporarse al mercado laboral, tanto en el sector público como privado.

LAS PERSONAS AUTISTAS SON EL COLECTIVO DE LA DISCAPACIDAD CON LA TASA MÁS ALTA DE DESEMPLEO

Según los datos de Autismo Europa, entre el 76 y el 90% de las personas adultas con autismo no tiene un empleo ni desarrolla ninguna actividad laboral.

Sabemos que el empleo influye de manera significativa en la mejora de la calidad de vida y el desarrollo personal. Además, contribuye a la participación social y permite acceder a una vida independiente.

Las personas con autismo quieren y pueden trabajar, aunque siguen encontrando barreras para acceder al empleo público y privado:

  • Falta de programas específicos de apoyo y formación para el empleo.
  • Normativa sobre empleo y autismo escasa o inadecuada.
  • Pocas oportunidades de empleo.
  • Falta de ajustes razonables, así como prejuicios.
  • Desconocimiento en el mercado laboral sobre las personas con autismo y su potencial profesional.

Desde el Centro Español de Autismo se exploran las barreras que encuentran las personas autistas para acceder al empleo y se hacen recomendaciones para promover su inserción laboral. Además, se asesora a las Administraciones Públicas para mejorar el acceso al empleo público de las personas en el espectro del autismo.